El "Ni Una Menos" es siempre una más

Por Silvia Mastrogiuseppe - @SilviaGiuseppe

En menos de 24 horas, no se conocían entre sí y habían desaparecido  casi a la misma hora en distintos lugares de un mismo día.

Janet Zapata de 29 años, su cuerpo estaba semienterrado en un descampado en la localidad El Algarrobal, en la comuna de Las Heras.

Julieta González, de 21 años, encontrada atada de pies y manos en medio de la montaña mendocina, en la localidad de Cacheuta, en el departamento de Luján de Cuyo.

Dos muertes, dos femicidios, dos mujeres más para una estadística sin certeza, dos crímenes que de tanto hablar livianamente, se convierte en costumbre para los medios y para la gente.

La realidad es que los femicidios están en curva ascendente, no hay meseta, ni la habrá, porque no hay política de estado para este tema, sólo hay parches y soluciones precarias para una situación que necesita un cambio de cultura y para ello hay que trabajar con convicciones, sin egoísmos personales y conciencia activa cuando se está en gestión.

Las mujeres en situación de vulnerabilidad social, existen y resisten a los cambios de gobierno, que recortan presupuesto, cierran centros de atención, barren con programas y frente a los medios hablan siempre los mismos temas  "contribuir al combate de la violencia hacia las mujeres"  “de los derechos e igualdad de género” “sobre mitos y estereotipos de género” “como prevenir y realizar denuncias”… desconectados de un presente social que necesita mucho más que palabras huecas frente a cámaras de televisión.

Defender a las mujeres es pensar en ella con perspectiva de género, buscar una solución  integral, cambiar la cultura machista, sin odios, sin exceso de feminismo, en comunidad, en donde los hombres entiendan que la sumisión histórica ha terminado y ellos deben terminar con el maltrato, la violencia y la muerte.

Cambiar la cultura de violencia natural y en algunos lugares hasta aceptada, no es tarea de gobiernos que pasan cada cuatro años, es elaborar una política de estado que supere y trascienda etapas, que sea continuadora en el tiempo, tal vez una utopía en momentos que todo se destruye, se comienza de nuevo y lo que se hace es de manual, repitiendo errores y horrores.

Janet y Julieta dos víctimas de una sociedad sin recursos permanentes para frenar la violencia de género, todos somos culpables, por la falta de conciencia generalizada, por jueces que no entienden de que se trata, por policías despreocupados, cómplices o ignorantes en el tema y por gobiernos que no se hacen cargo. Luego todos se rasgan las vestiduras ante cada homicidio, pero es solo un instante, un momento superado por otra bestialidad.

Tenemos conciencia, tenemos empoderamiento…no alcanza, porque siempre es una mujer más que muere.

Espacio cedido a la Asociación Civil Mater María
Mater María asociación civil es una organización no gubernamental, sin ánimo de lucro, su objeto  es ayudar a erradicar la Violencia de Género, uno de los fenómenos más invisibles y más silenciado en todo el mundo. Buscamos el compromiso de los gobiernos y de todos los sectores de la sociedad, públicos y privados para que se adopten medidas de protección e igualdad de oportunidades a todas las mujeres, dirigimos nuestro accionar a la formación y capacitación como herramienta de reinserción social y laboral.

Start typing and press Enter to search