Entrevista a Rubén Borré, asesor en artes visuales de la UNLa

Invitamos a los lectores de Nuestro Sur Diario a conocer, para quienes no lo han hecho todavía, a un artista genial, promotor de la cultura y el conocimiento, que trabaja en nuestra querida UNLa. Borré se define a sí mismo:

RB: Yo soy un pintor argentino, tengo 65 años  y me podría definir como un hombre de la generación del 70. Digo esto, porque creo que las generaciones comienzan a determinarse cuando un hombre empieza a producir sus obras o su pensamiento. Esta generación me parece que define una postura política, ideológica y artística. Fundamentalmente soy un tipo que intenta hacer arte. Provengo de una familia de trabajadores donde todos mis hermanos junto a mí, elegimos carreras difíciles para una familia trabajadora. Mi hermano es escritor, licenciado en letras. Mi hermana es docente y yo artista plástico. Todos en esa línea generacional de mi padre, un trabajador que a través de la concientización del movimiento nacional, del peronismo, pudo incorporar a sus hijos a una formación. Mi viejo era un amante de la música, tocaba el violín. Mi abuelo también. Eran de esos tanos que tenían prestigio por la cultura, para ellos era importante. Yo recuerdo que siendo chico, una vez por año con mi abuelo ibamos al teatro Colón. O sea, eran laburantes pero dejaban espacio para los que les gustaba.

NSD: Me nombraste la generación del 70, una época nefasta para la historia argentina. ¿Cómo influyó en tu vida y como artista, la dictadura militar?


RB: Lamentablemente podría hablar de muchas dictaduras: viví en la adolescencia la dictadura de Onganía, después la de Levingston, más tarde la dictadura de Lanusse. Los fusilamientos de Trelew antes de la democracia del 73. Y bueno, después tuvimos el 73, toda esa década del 70 donde nosotros ya éramos jóvenes y teníamos una participación. Y que  a pesar de haber sufrido mucho, tuvimos un canal de participación que otras generaciones no tuvieron. En los años duros de los 70, que estábamos en el “luche y vuelve” muchos estudiantes dejamos de pintar un tiempo porque nos cuestionábamos algo que ahora parece gracioso, que el arte era algo burgués y estábamos para otras cosas. Después vivimos la democracia en esa vuelta del general Perón, y luego esa nefasta dictadura del 76. Donde hubo una gran colaboración de fuerzas civiles, ya que sino no hubiera ocurrido así.


NSD: ¿Amigos que recuerdes de esa historia en el arte que te han acompañado, que hayan estado con vos siempre?


RB: Ha habido muchos, y hay varios artistas a destacar. Jorge Melo que es un artista que ya está pasando los 90 (años). Es alguien muy militante y hablábamos de un amigo en común que era Carlos Nine, que en aquel 17 de Noviembre en el regreso del general Perón fue el único entre la gente que estuvo filmando ese momento, tenía ese nivel de compromiso. También hay que recordar a Ricardo Carpani, que ha sido un luchador en los gremios, en la CGT de los Argentinos. Hubo cantidad de artistas que se jugaron, e incluso fueron desaparecidos.


NSD: ¿Cuál es hoy tu dedicación como artista y militante?


RB: Siempre jugué con las dos cosas. No se puede hacer arte sin política. Es un absurdo total cuando la gente piensa hacer arte sin meterse en política. Vos fíjate que Goya, en la invasión francesa a España en 1810 pintó los fusilamientos, estaba comprometido con su causa. Y Picasso en la guerra civil española fue nombrado por los republicanos director del museo El Prado, cosa que se oculta mucho, y fue a la Feria de Paris, representando a la República, a los “rojos”, donde paralelamente fue el bombardeo a Guernica, donde pintó el Guernica como militante. Así te podría nombrar muchos ejemplos. Grandes pintores argentinos como Antonio Berni, que era un hombre de la izquierda nacional, comprometido con el partido comunista. Por eso creo que no es posible hacer arte sin hacer política, y aquellos que hacen arte sin hacer política, están del mismo modo haciendo política. El problema es que durante tantos años nos han dicho que la política es sucia, que algo malo. Hay un sector de los intelectuales liberales que pareciera que si se comprometieran y embanderaran se desprestigiarían.
Debemos luchar por un arte nacional. Porque la penetración cultural que estamos viviendo en estos momentos  es parte de la penetración política y económica, y la cultural es la “base” de todo eso. Siempre la cultura se manejó con este capitalismo que comienza en Paris, donde este fue el centro del arte y la cultura y donde todos los demás éramos la periferia. Hoy en día no es Paris, después de la guerra fue Nueva York, hoy en día es Berlín el centro del arte. Entonces, nosotros tenemos que cambiar ese eje. Descubrir cuál es nuestra esencia y nuestra cultura.

NSD: ¿Qué opinión te merece el gobierno actual y los vínculos latinoamericanos?

RB: Hay una suerte de “desgobierno”. Desarmar todo lo que se ha construido, porque para el imperio al que responden es peligroso. Yo pienso que estos personajes políticos son herramientas puestas por el imperio. Como en algún momento fueron los generales de la dictadura. Otros fueron gobiernos nefastos como el de De la Rua que dejo 35 muertos tirados en las calles. Así como hay que defender nuestra base cultural, tenemos que defender el patrimonio económico, ya que este se forma y se hace con nuestra cultura. Con los laburantes, con la persona que se sacrificó; nuestros padres, nuestros abuelos. Y nosotros tenemos que defender eso para que no vendan todo… El gobierno actual dice que recibió una pesada herencia, y yo pienso entonces, ¿que debería haber dicho Alfonsín? que en el 83 que recibió un gobierno con 50 mil millones de dólares de deuda, 30 mil desaparecidos, un país muerto. Creo que nunca estuvimos mejor que con el gobierno anterior. ¿Cuál es la pesada herencia? ¿Haber recuperado Aerolíneas Argentinas, Aguas Argentinas?...
La historia es pendular. La historia no retrocede, sino que el péndulo se detienen y pendula de un lado hacia otro. Leyendo a Marechal el otro día, de lo que fue esa revolución libertadora asesina del año 55 que derroca al gobierno popular comandado por el general Perón, dice que el peronismo, ante la desolación que había, es como el otoño, trae las hojas secas pero entre las hojarascas trae semillas. Y eso es lo que tenemos que regar y hacer crecer, porque no salimos de adentro de un termo, tenemos una historia. Y la gente se olvida de cosas, José Hernández dice en el Martin Fierro: “dicen que olvidar lo malo también es tener memoria”, pareciera que la gente se quiere olvidar de lo malo. Y el peronismo es la esencia nacional, es muy difícil taparlo.

NSD: ¿Si tenés que hacer un análisis de estos 10 meses de gobierno de M. Macri, que nos dirías?

RB: Mira, me da la sensación de que no pueden comenzar. Porque estamos viviendo una tremenda crisis y las crisis se dan en la política cuando “lo que tenemos envejece y lo nuevo no aparece”. Y el liberalismo ha envejecido con la propuesta, con Menem con De la Rúa. Y ahora vuelve a aparecer sin traer una nueva propuesta. Y eso es lo que les pasa, no pueden poner un proyecto arriba de la mesa. Por eso todo está puesto en la crítica… mi viejo decía que “si para valorar lo tuyo tenés que hablar mal del otro, estas jodido”
En cuanto al arte, hay que apuntar a profundizar el arte nacional, que no se dejen seducir por lo extranjero. Hay que pintar lo que uno tiene alrededor para lograr ser universal. Y con respecto a lo social y lo político, esto es así, hay que pensar que tuvimos un bombardeo en el 55 y salimos adelante. Un 56 con fusilamientos en José León Suarez, que hubo un plan CONINTES con Frondizi donde los peronistas caían presos y torturados. Que tuvimos a  Onganía que venía a quedarse por 40 años, y la clase trabajadora y los estudiantes le dijeron que no con el Cordobazo. Quiero decir con esto que a un pueblo con fuerza, que tiene conciencia, no lo para nadie!
Así me quiero despedir, con este verso de Leopoldo Marechal que lo escribió después del golpe del 55 y dice… “la vida es una sucesión interminable de construcciones y derrumbes, de finales y de re comienzos. Yo me siento hoy un argentino en estado de esperanza”… esto es lo que les digo a los jóvenes.



Start typing and press Enter to search