Es momento de construir una nueva lógica de gestión


Por Agustín Balladares - @AgBalladares

La gobernadora Vidal prevee un ajuste educativo del 3,2 porciento, que equivale a la construcción de 998 escuelas secundarias o 1764 jardines de infantes ($16.553 millones) Mientras que en su presupuesto prevee un aumento a la gestión educativa privada de un 46.2%  pasando de 9.835 millones a 14.437 millones.

Es una discusión que no se impuso en la sociedad, porque el gobierno lo hace a sus espaldas. viene avanzando como locomotora con el ajuste en todos los espacios incluso en sectores neurálgicos y sensibles como lo es la educación. La municipalización de los comedores escolares es un gran hecho de flexibilización hacia los trabajadores, déficit nutricional en nuestros pibes, pérdida de empleo y manejos de grandes fondos de forma discrecional como sucede en CABA. Acá existe un achicamiento intencional a los resortes que contienen a los que menos tienen. A un año de la elección, nadie podría negar que este gobierno es funcional a los intereses concentrados.

La situación educativa merece un paréntesis. No vamos a afirmar que los problemas nacieron el diez de diciembre, pero sin duda alguna de ese tiempo a esta parte se profundizó. El ajuste a los programas socio educativos, la subejecución en infraestructura y programas sociales, son sólo algunas aristas que demuestran hacia donde va el timón. Recuerdo haber recibido al intendente Grindetti en el consejo anunciando un programa de natación para todos los chicos de cuarto año y todavía lo estamos esperando.

Esto no se resuelve sólo desde los lugares que tenemos en el Estado, sino que es momento de construir una nueva lógica de la gestión.
Los consejos escolares si logramos democratizarlo y construir en ellos espacios más participativos y no tan cerrados como viene sucediendo hasta ahora, pueden ser puntos de partida importantes en esta nueva etapa.
Pareciera que ignoramos el rol fundamental que tienen los sindicatos, las organizaciones sociales, las cooperadoras los centros de estudiantes y las cooperativas de trabajo.

Hay que armar mesas de trabajo donde todos los sindicatos estén en la cocina de la planificación y las políticas educativas que vamos a llevar adelante dándole desde el consejo el lugar que se merecen y que necesitamos para transparentar y efectivizar la gestión. Lanús es uno de los distritos que no tiene federación de cooperadoras y hasta el momento no han habido acciones para conformarla. En mis recorridas entablo muchas relaciones con las diferentes cooperadoras y no me paro de sorprender de las notables actividades que desarrollan. Es la veta fundamental para meter la familia en la escuela. Necesitamos organizarlas, construir de eso un solo cuerpo homogéneo que avance hacia un mismo lado, de eso se trata también la organización popular.

Tema aparte para las cooperativas de trabajo. En Lanús tenemos muchísimas cooperativas, que dada la lamentable situación económica del país están atravesando momentos difíciles. Yo vengo empujando hace tiempo para que las cooperativas de trabajo de las barriadas sean proveedoras del consejo escolar y realicen los arreglos correspondientes en las escuelas. Hay que ensamblar los recursos con las necesidades si realmente queremos construir una sociedad más justa.

Me parece que estamos en un proceso muy grande de maduración de la democracia, la conducción del Estado con la lógica vieja tiene límites. Necesitamos escuchar y hacer protagonistas centrales en la toma de decisiones a los docentes, auxiliares y las cooperadoras escolares. Porque es una etapa que desde los lugares que nos toca administrar tenemos que empujar, una gestión sin los verdaderos protagonistas que son las familias y los trabajadores, camina como hasta ahora hacia un callejón sin salida donde las repuestas son para unos pocos.
Hay que romper con la endogamia de las instituciones del Estado, lo hablo con los compañeros del movimiento obrero, las cooperadoras y los centros de estudiantes; ellos quieren ser parte y necesitamos que lo sean. Parece que hay un sector de la clase política que prefiere lo minucioso y grisáceo en vez de construir con transparencia y de cara a la gente un Estado para todos.

Agustin Balladares. Consejero escolar de Lanús. Dirigente del Movimiento Evita.


Start typing and press Enter to search