El julianismo marcó la cancha con la llegada de CFK

[Editorial NSD]
La llegada de CFK a Lanús generó mucha convulsión en la política local del distrito y ningún dirigente del FpV-PJ quiso perderse la oportunidad de acompañar a la “jefa” del kircherismo, todos buscaban la foto, muy pocos la lograron.

La principal contienda se dio entre el ex candidato a intendente Julián Álvarez y el muy criticado ex intendente y actual senador provincial Darío Díaz Pérez. Con una fuerte marcada de cancha del julianismo, “jugando de local”, según comentaban en los pasillos de la UNLa, pareciera que hay orden de conformar un espacio propio que responda a Álvarez. Este espacio no se las ve fácil, muchos dirigentes hablan de que tienen que luchar contra los “contratos miseria” que reparte el senador Díaz Pérez para cooptar dirigentes que hasta no hace mucho levantaban la bandera de Julián como la de Perón.

La clave de todo fue la reunión que se dio entre el diputado nacional Edgardo Depetri y el diputado por el Parlasur Gabriel Mariotto. Se los pudo ver charlando mucho a los 2 con Julián mientras se observaba un Darío abatido y desganado, siempre manteniéndose al margen de cualquier charla ¿o lo mantuvieron al margen?
Según muchos dirigente incluso del espacio de Darío hablan de que “no lo vota ni su mamá” y que presiona con “contratos miseria” para romper el espacio del Álvarez y así imponer en una lista de unidad a su esposa Karina Nazabal para que renueve como Diputada provincial, a sabiendas que él no puede figurar en ninguna lista.


En el acto de ayer fue claro el mensaje, a Darío lo terminó recibiendo una gigantografia de Julián y Cristina Colgada del “Cine tita Merello” y varias banderas en el interior del edificio donde habló la ex presidenta. Según comentarios al pasar de dirigentes del riñón de Julián “los compañeros no entienden que no te podes vender por un contrato o dos, las convicciones no tienen que cambiar por una elección perdida o ganada” mientras que los militantes ahora Dariistas tiraban algún que otro insulto cuando veían la imagen.
Lo más extraño es que ningún dirigente allegado a Darío estuvo o quiso dar la cara y llama poderosamente la atención la ausencia de muchísimas figuras locales que para afuera hablan de ser puros y ayer ni aparecieron.
La nueva presentación de Cristina dejó una clara señal al peronismo local ¿la interna es inevitable?




Start typing and press Enter to search