Liberan a médico acusado de abusar en Clínica Estrada

Un juez de Garantías de Lomas de Zamora dictó la falta de mérito y liberó a un médico acusado de abusar de dos pacientes en la guardia de la Clínica Estrada de Remedios de Escalada. En tanto, no se definió el pedido de detención internacional para otro profesional, amigo del anterior, también acusado de abusar de otras dos mujeres en el mismo centro asistencial.

La decisión del juez José Luis Arabito le permitió al médico Mariano Antonio Alava Mero, de 35 años, recuperar la libertad. Según trascendió, el magistrado dictó la falta de mérito porque no consideró suficientes los reconocimientos de las víctimas, a la vez que una prueba caligráfica favoreció al imputado.

En cuanto a los reconocimientos, el magistrado considera que las víctimas – luego de sufrir los abusos – habrían buscado el nombre del médico en Facebook, influyendo esa visualización en los posteriores reconocimientos

Puntualmente, la pericia se realizó sobre una receta emitida, según una de las víctimas, por el médico acusado de abuso. La medida del juez de Garantías le permite al médico estar en libertad aunque sigue investigado.

La clave por estos momentos pasa por la constatación de uno de los argumentos de la defensa de Mariano Antonio Alava Mero: probar que cuando ocurrieron los abusos, él ya no trabajaba en la Clínica Estrada sino que lo hacía en el Hospital Italiano, donde aseguró estar los días en que se denunciaron los hechos.

Arabito no se expidió aún sobre el pedido de detención internacional realizado por la fiscal de la causa, la titular de la UFI 9 de Lomas de Zamora, María Delia Recalde, para Ángel Chávez Ortega, de 33 años, también ecuatoriano, amigo del otro médico y que vivía con él.

En su pedido de prisión preventiva, la fiscal Recalde había señalado la existencia de pruebas para acreditar que cada uno de los médicos había abusado de dos pacientes y que uno – Chávez Ortega – trabajaba en la Clínica Estrada en lugar de su amigo, sin tener título habilitante en el país, sólo cursando Medicina en Ecuador.

La declaración indagatoria de Alava Mero fue clave cuando recordó que en abril de 2016 había comenzado a vivir en su departamento de la ciudad de Buenos Aires, donde fue detenido, junto a Ángel Gonzalo Chávez Ortega, con quien había hecho la residencia en un hospital de Ecuador.

Alava Mero reconoció que como su amigo no estaba inscripto en Ingresos Brutos, él le facturaba cuando trabajaba en la Clínica Estrada y que luego le entregaba el dinero. En su declaración, también dijo que se dio cuenta al estar detenido que Chávez Ortega le había usurpado su nombre y había utilizado su sello para trabajar. Así se confirmó que este hombre no tenía título habilitante al menos en el país.

A partir de la decisión del juez Arabito parece robustecerse el planteo defensista de Alava Mero que apunta a endilgarle la responsabilidad de todo lo ocurrido a su amigo, quien se fue del país apenas se conoció la acusación.

La otra posibilidad es que en el avance de la investigación aparezcan nuevas pruebas en contra del médico que estuvo detenido o este no pueda probar que el día de los abusos que se le imputaban no estaba en el Hospital Italiano, tal como planteó.

En lo que va de la investigación, la fiscal también determinó la existencia de “despolijidades” en la clínica privada de Remedios de Escalda.

Durante su declaración, la directora médica de la Clínica Estrada reconoció que el legajo de Alava Mero no tenía su foto y que la fotocopia de la  matrícula del profesional no tenía la parte del frente donde constan sus datos personales y su foto. “Es un legajo desprolijo”, reconoció la profesional en su declaración.

En ese contexto, aportó una foto de Whatsapp de quien dijo era Alava Mero y recordó que se lo echó luego de que una mujer denunciara un abuso por parte de ese profesional. Llamativamente, en la investigación, se determinó que esa mujer justamente había sido abusada por otro médico.

Justamente, la prueba clave fue la foto aportada desde la Clínica ya que no coincidía con Alava Mero sino que era otra persona, quien también se desempeñaba en la guardia junto al imputado y coincidía con las características físicas dadas por las dos víctimas de abuso que no habían reconocido al por entonces detenido.

Fuente: Diarioconurbano

Start typing and press Enter to search