El agua sufrirá aumento del 23% desde mayo

La empresa estatal Aguas y Saneamiento (AySA) presentará una propuesta de incremento tarifario del 23% en la audiencia pública que se desarrollará el próximo 6 de abril, al tiempo que avanza en la iniciativa de comenzar a implementar el cobro del servicio por nivel de consumo y no por metro cuadrado.

El jueves, mediante la disposición 8-E/2017 del Ministerio del Interior publicada en el Boletín Oficial, el Gobierno oficializó la audiencia que será el próximo 6 de abril, a las 10, en el Teatro de la Ribera, en el barrio porteño de La Boca.

De acuerdo con información a la que tuvo acceso Télam, la propuesta de AySA es un aumento de 23% a partir del 1 de mayo, que comenzará a llegar en las facturas que arribarán a los hogares en julio.

Además, prevé un cambio en los parámetros para facturar, yendo hacia un esquema basado en el consumo -vía instalación de medidores- y no en los metros cuadrados, como sucede en la actualidad.

En el caso de los 400 mil usuarios no residenciales, a partir de mayo se cambiará el cargo fijo por metros cuadrados por un cargo en torno a $300 para los servicios de agua y cloaca, compuesto por $120 por cada servicio más impuestos, y un cargo variable por consumo.

Son 400 mil usuarios no residenciales de Aysa, de los cuales 120 mil ya tienen medidor, en tanto 80 mil se instalarán este año y el resto el año próximo, sin cargo para el usuario.

En cuanto a los residenciales, hacía noviembre se avanzará en el cobro por volumen y se avanzará en la instalación de medidores.

Esta medida podría beneficiar a usuarios con grandes superficies y poco consumo de agua y promovería el consumo racional en empresas con alto consumo.

Aysa estima que el consumo promedio en residenciales es de 42 metros cúbicos y en general de 61 metros cúbicos.

El año pasado, la suba en las tarifas de AySA promedió un 297%, con un máximo de 375%.

Ese año, la empresa recibió unos 8.000 millones de pesos del Estado en subsidios y con el incremento tarifario logró equilibrar costos operativos sobre el área concesionada, aunque no pudo cubrir inversión y mantenimiento.

La necesidad de subsidios se redujo este año a 2.300 millones que la empresa destina a subsidios y al costo operativo de ocho nuevas áreas.

En 2016, sumaron la prestación del servicio en Escobar, José C Paz, Malvinas Argentinas, San Miguel y Presidente Perón, a lo que se sumará Moreno dentro de 15 días y Merlo a mediados de abril y Florencio Varela a mediados de mayo.

Estas nuevas ocho áreas introducen en la prestadora un déficit operativo de 1.200 millones de pesos más en subsidios que el Estado va a seguir aportando para las nuevas áreas.

En tanto, otros 1.100 millones se destinan a mantener el descuento de 25% que reciben 1.25 millón de hogares sobre el valor de sus facturas.

A partir de mayo, el descuento de 25% por un año pasará a llamarse beneficio zonal y en ese plazo los usuarios deberán demostrar si cumplen las condiciones para recibir la tarifa social.

En 2016, con la simplificación del esquema de tarifa social, se pasó de 19.000 adherentes a 250.500 hogares, un 1.300% más.

En la zona de concesión de Aysa en 2015 13% (1,5 millones de usuarios) no tenían agua y 35% (4 millones) no tenían cloacas.

El objetivo es que en cuatro años el 100% del área de concesión tenga red de agua y 75% cloaca.

Según datos de la empresa, en 2016 su inversión fue de 11.000 millones de pesos y este año 19.700 millones, con unas 360 obras en marcha.

Start typing and press Enter to search