Represión en comedor infantil: El Bloque FPV-PJ de Lanús expresó su repudio y solicitara interpelar a Kravetz y Grindetti

Luego de la brutal represión por parte de la Policía Local en un comedor de Villa Caraza, que término con niños lastimados,  dos detenidos, heridos y “la desaparición” de cuatro personas, el bloque FPV-PJ de Lanús expresó su repudio y solicitara interpelar a Kravetz y Grindetti quienes desmintieron la represión con un comunicado y  justificaron el accionar policial. Infinidad de dirigentes locales piden la renuncia del secretario de seguridad.




COMUNICADO

El Bloque de Concejales Frente Para la Victoria-PJ de Lanús expresa su más enérgico repudio a los hechos de represión perpetrados por efectivos de las policías bonaerense y local en la noche de ayer (jueves 30 de marzo) en el comedor “Los Cartoneritos” de Villa Caraza. Además, informa que solicitaremos formalmente la interpelación del Secretario de Seguridad, Diego Kravetz, quien debe rendir cuentas ante los vecinos y vecinas de Lanús, y ante sus representantes en el Concejo Deliberantes; y no descartamos solicitar también la interpelación del intendente Néstor Grindetti.

La fuerza policial ingresó de manera ilegítima al comedor, en que se encontraban niños, adultos, mujeres embarazadas y ancianos, militantes y vecinos, a fuerza de bastonazos, gas pimienta y balazos de goma y de plomo que fueron disparados dentro del local. Hacemos responsables a Diego Kravetz (quien se encontraba presente, supervisando las atrocidades), Néstor Grindetti, Cristian Ritondo y Maria Eugenia Vidal de la destrucción causada en la institución y de las lesiones en los niños, adultos y ancianos golpeados y gaseados en el lugar y en aquellos jóvenes, uno de ellos menor de edad, que fueron posteriormente detenidos sin causa y privados ilegítimamente de su libertad durante horas sin conocerse su paradero.

En un paralelo siniestro con las épocas más oscuras de nuestro país, en que la represión era disfrazada de “enfrentamientos” en comunicados oficiales, la gestión de Néstor Grindetti, de la mano de su Secretario de Seguridad, ha difundido una versión engañosa que incluye justificaciones inaceptables.
El nivel de la violencia desatada no puede entenderse por fuera del clima de estigmatización y de odio que quienes hoy ocupan el Gobierno Nacional, Provincial y Municipal inoculan en la población y promueven en la fuerza policial. Este no es un hecho aislado. Guarda estrecha relación con otros tantos acontecimientos, dentro y fuera de Lanús, a los que nos negamos a acostumbrarnos. Sólo así se comprende que además de golpear a niños y ancianos, además de gasearlos y de disparar dentro de un comedor, los efectivos intervinientes hayan desatado tal nivel de destrucción en el local y hasta se hayan permitido tirar gas pimienta a las ollas de comida que se encontraban preparadas.

Como lo dijimos hace escasos días en otra Marcha por la Memoria, la Verdad y la Justicia en Lanús: represión Nunca Más.

Start typing and press Enter to search