Un niño y un adulto murieron en una casa que se incendió en Lanús por falta de luz

En la madrugada, un chico y un adulto murieron y otras siete personas resultaron heridas cuando una casa de Lanús habitada por cuatro familias se incendió porque la vela que usaban para iluminar, a falta de suministro de luz, cayó y la llama se extendió. Hace once días, a pocas cuadras de la casa del barrio San José Obrero incendiada ayer, había sucedido un episodio muy similar –y también por falta de luz– en Villa Diamante, y por el fuego habían fallecido cuatro niñas.


Daniel Braian Paredes, de 14 años, y su tío Daniel Armando Trejo, de 41, fallecieron en el incendio de ayer, mientras otras siete personas fueron hospitalizadas, aunque anoche solo dos de ellas –Brandon Ezequiel Paredes, de 12, y Alexis Daniel Paredes, de 18– permanecían en terapia intensiva por las quemaduras.

El incendio se produjo en idénticas condiciones al ocurrido el 10 de junio en el barrio Acuba, cercano a San José Obrero. En la casa no había luz, por lo que la familia usaba velas para iluminar; una de esas velas, en un dormitorio, cayó e inició el fuego.

Ayer por la tarde, familiares y amigos de las víctimas, junto a organizaciones sociales, convocaron a una movilización en la esquina de General Hornos y la Ribera para exigir repuestas de la empresa Edesur y al Municipio de Lanús por los recurrentes cortes de luz que sufre el barrio desde hace meses.

El Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) advirtió que el barrio presenta problemas con el suministro eléctrico desde hace al menos un mes y eso obligó a los vecinos a usar velas.

Voceros del municipio de Lanús aseguraron que personal de Defensa Civil y Bomberos Voluntarios respondieron al alerta recibida cerca de las 6.30 por el incendio de tres viviendas en la calle Oliden 3459, en el cruce con Marco Avellaneda, donde asistieron a ocho personas que debieron ser trasladadas al hospital Evita. Las viviendas quedaron completamente destruidas tras el incendio.

Voceros de Edesur dijeron que aún no tenían datos sobre el episodio de la madrugada de ayer. Además, respecto de lo sucedido hace once días en el barrio Acuba, donde el corte de luz se debió a fallas en un transformador, aseguraron que no fue su responsabilidad, porque la prestación obliga a la empresa a proveer el servicio hasta la entrada de los asentamientos, pero las redes internas de distribución son responsabilidad del gobierno local en cada jurisdicción.

El 10 de junio, cuatro niñas de entre 2 y 7 años, de tres familias, murieron por el incendio de la casilla que compartían en el barrio Acuba, muy cerca de la casa que se incendió ayer. Los padres de la más joven de las víctimas tenían al momento del siniestro al menos siete chicos a cargo, y resultaron con quemaduras mientras intentaban rescatarlos, informaron fuentes policiales. Fuentes de Defensa Civil recordaron que, tras el primer aviso, los rescatistas ingresaron “al barrio junto con ambulancias del SAME y personal de Defensa Civil, (pero) encontraron el barrio a oscuras por falta de suministro eléctrico, lo que dificultó el trabajo, y la vivienda estaba totalmente tomada por el fuego”.

Hace 11 días cuatro nenas murieron, al incendiarse una vivienda en Lanús

Dos niñas de dos y cinco años, y dos mellizas de siete murieron esta madrugada cuando se incendió su vivienda de Villa ACUBA, un asentamiento ubicado en Lanús. El siniestro ocurrió cerca de las 4 de la mañana y se presume que el fuego se inició por una vela que usaban para iluminar la vivienda, ya que el barrio se encuentra sin luz hace más de una semana.

Olga, referente del barrio y del comedor Los Inquietos de ACUBA, le dijo a este medio que “tenemos un problema de luz hace más de siete días”. Los vecinos hablaron con el Municipio de Lanús para que les dé una solución y le envíe a los técnicos de Edesur, pero no recibieron ayuda.

Según relató Olga, las 453 familias que viven en el asentamiento se encuentran enganchadas de un transformador que Edesur tiene en el barrio lindero. Por la gran cantidad de hogares “enganchados”, los tapones se quemaron y el asentamiento quedó sin luz. No es la primera vez que ocurre una situación de estas características. Sin embargo, ante una situación de estas características el Municipio hacía los reclamos correspondientes a la empresa para que arregle el desperfecto o, de no hacerlo, enviaba a sus propios técnicos para solucionar el problema. Sin embargo, hace una semana los vecinos exigen el cambio de los tapones quemados y no reciben respuesta por parte de las autoridades.

La referente del comedor Los Inquietos de Acuba narró que fue ella quien exigió la restitución del suministro eléctrico pero “Américo Peralta, que es del Municipio de Lanús y es quien está con el tema de la luz, me dijo que vaya a Edesur a hacer quilombo”.

Olga denunció que las autoridades no quisieron acercarse al barrio a cambiar los tapones quemados del transformador y “hoy estas criaturas están muertas, la bronca que tenemos nosotros... nadie nos da una mano, no tenemos agua ni luz”. Al incendio se le sumó que los vecinos no tenían agua para apagar el fuego ya que al no haber luz, las bombas para llevar agua estaban sin funcionar. Además, como “los bomberos no llegaban”, los vecinos tuvieron que acercarse al lugar con frazadas mojadas para intentar apagar las llamas, pero no tuvieron tiempo.

En la vivienda había ocho menores de edad, algunos de los cuales no vivían en el lugar e iban a pasar allí la noche para que sus madres pudieran ir al Penal de Florencio Varela a visitar a sus maridos. Cuatro de las nenas murieron al instante y otras cuatro se encuentran internadas en el Hospital en buenas condiciones de salud, según indicó Olga.

Las nenas fallecidas concurrían al comedor nocturno que Olga lleva adelante hace ocho años y al cual asisten 150 chicos, entre los que comen allí y los que llevan sus tuppers de comida para cenar en sus hogares. Durante nueve meses el Municipio de Lanús le cortó la provisión de alimentos al comedor Los Inquietos de ACUBA, que siguió funcionando gracias al apoyo de los vecinos. Hace poco tiempo volvieron a recibir la ayuda del Gobierno municipal.

En este contexto, la referente pidió “que vean la realidad, que alguien nos dé una mano, no queremos estar enganchados (de la luz) y que mueran nenas por prender una vela. Queremos poder prender una estufa en invierno y que los chicos estén calentitos”.

Hasta el momento no se acercó ningún referente del Municipio. Olga recibió un llamado telefónico de parte de las autoridades y ella les pidió que no visitaran el barrio ya que los vecinos están convulsionados por lo ocurrido.


Start typing and press Enter to search