Despidos en el INTI: quién es Javier Ibáñez el colaborador de Grindetti en CABA

El organismo anunció esta semana el despido de 254 empleados. Mirá el perfil armado por chequeado.com del funcionario que trabajó en el gobierno porteño junto a Nestor Grindetti y tuvo un polémico
episodio vinculado con el fútbol. Hoy despide 254 personas.


Ibáñez es ingeniero y emprendedor inmobiliario. Técnico proveniente de la usina de Techint, colaboró con Néstor Grindetti en el Ministerio de Hacienda porteño, fue jefe de Gabinete del entonces ministro de Desarrollo Económico de la Ciudad, Francisco Cabrera (actual ministro de Producción de la Nación), y del Ministerio de Modernización de la Ciudad, entonces a cargo del actual ministro nacional de esa área, Andrés Ibarra. También fue asesor de Michetti y estuvo desde 2010 a cargo de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad.

Trabajó junto a varios de los actuales ministros del gabinete nacional durante la gestión del PRO en la Ciudad, además de haber sido asesor de la actual vicepresidenta, Gabriela Michetti. Actualmente preside el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que maneja un presupuesto de casi $2.400 millones y esta semana despidió 254 trabajadores. ¿Quién es Javier Ibáñez, el funcionario con polémica vinculación con el fútbol?

Además de su perfil público como funcionario, Ibáñez es uno de los nombres del mundo PRO provenientes del ámbito del fútbol: fue vocal titular segundo del Club Atlético Atlanta. Es por su vinculación con este club que se vio involucrado en una controversia por la que hasta el día de hoy recibe críticas.

El 11 de marzo de 2012, en un partido donde se enfrentaban Chacarita (de local) y Atlanta, se lo vio en el medio de una pelea entre las dos hinchadas en la zona reservada para los dirigentes del club de Villa Crespo, en la que sostenía un cinturón en su mano, según alegó Ibáñez, “en defensa propia”. El video se hizo público.

Según el diario Página 12, que relató el hecho, “en el video se veía cómo el funcionario, cinturón en mano, primero parecía defenderse de la invasión de la tribuna visitante donde se encontraba un grupo de dirigentes de Atlanta. Así esperó a dos barras de Chacarita que con palos se habían metido en la popular, hasta que los corrió tribuna abajo y se zambulló sobre uno de ellos, que escapó por un hueco en el alambrado ante la pasividad policial. Había pasado al ataque súbitamente”. Este incidente ocurrió en el momento en que Ibáñez se desempeñaba como jefe de la AGC, organismo que se encarga, entre otras cosas, de supervisar las condiciones de seguridad en los estadios de fútbol de la Ciudad.

Cuando dirigía la AGC, donde también trabajaba su esposa, Paula Pocovi, sucedió otro hecho, esta vez, de dimensiones trágicas: el derrumbe del entrepiso del boliche Beara, en el que murieron dos jóvenes en septiembre de 2010. De esa tragedia, Ibáñez salió indemne, ya que el funcionario procesado fue el jefe de Habilitaciones, Martín Farrell. Tras un fallo de la Cámara del Crimen, se confirmó que había habido coimas para habilitar el boliche pese a que no cumplía con los requisitos legales.

Fue removido de la AGC en diciembre de 2012 y Macri lo designó en la administración del Teatro Colón, en donde Ibáñez también nombró a su esposa. Finalmente fue trasladado al Ministerio de Modernización. En diciembre de 2015, cuando Macri asumió la Presidencia de la Nación, Ibáñez fue designado en el INTI.

En su última declaración jurada, el presidente del INTI declaró una casa en Benavídez, Provincia de Buenos Aires, de más de 2.200 metros cuadrados, cuya valuación fiscal asciende a los $3,5 millones. Consignó, además, un auto y ahorros por $55 mil.

El INTI, el organismo que ahora preside Ibáñez, es un ente público, creado en 1957, bajo la entonces Secretaría de Industria, Comercio, y de la Pequeña y Mediana Empresa (hoy Ministerio de Producción). Su misión es el desarrollo, la certificación y la asistencia técnica de la tecnología industrial en la Argentina y tiene presupuestado para 2018 $2,4 mil millones. Su rol es el de soporte técnico para las diferentes ramas de la industria argentina, investigando y desarrollando nuevas tecnologías y la aplicación de las ya existentes.

El organismo comunicó esta semana la decisión de “desvincular a 254 trabajadores sobre una dotación de más de 3 mil por ausentismo reiterado, incumplimiento de horarios laborales y de desempeños y para ordenar a la institución, en concordancia con el resto de los organismos del Estado”. Los directivos de segunda línea del INTI emitieron un comunicado en el que señalaron que “los hechos que están sucediendo son inéditos en 60 años de historia en el Instituto y atentan contra la continuidad de líneas de trabajo estratégicas para nuestro país y el futuro del organismo, referente tecnológico de la industria argentina”.

Start typing and press Enter to search