El dólar conspira contra la ilusión del Procrear

El sueño de la casa propia derivó en incertidumbre para un gran número de beneficiarios del plan de viviendas Procrear. Y lo peor: justo cuando están a punto de finalizar los trámites.

Las causas son varias, pero convergen en una principal: el aumento del dólar. Además, se quejan de otros problemas “clásicos” que son comunes para los trámites de créditos hipotecarios a lo largo de la historia argentina: burocracia, falta de información, especulación, cambios sobre la marcha y un largo etcétera.

Puntualmente, los beneficiarios complicados son los que pertenecen a la línea “Solución Casa Propia-Compra”, quienes, debido al incremento de la divisa estadounidense de los últimos meses, tienen que pagar considerablemente más de lo que habían calculado. El monto varía entre 100 mil y 200 mil pesos, según la tasación de la vivienda que iban a comprar y del subsidio estatal estipulado por la normativa.

Esto se suma al 10 por ciento de “ahorro a cargo del comprador”, de la comisión inmobiliaria (el 3 por ciento del total de la venta) y de los gastos de escrituración (no deberían superar el 6 por ciento).
Si bien el Gobierno, a través de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda que conduce Iván Kerr, dio a conocer una serie de cambios el pasado lunes, no se detalló si estas modificaciones contemplan a este universo de beneficiarios que ya están a punto de firmar.

Bancor espera un subsidio adicional de 100 mil pesos


Son personas que ya cumplieron con todos los pasos exigidos: fueron debidamente precalificadas en cuanto a su solvencia crediticia, buscaron y presentaron la vivienda para adquirir; y esta fue tasada y autorizada por un profesional del banco. La carpeta “viajó” a Buenos Aires –donde Anses la autorizó– y luego la entidad local la pasó a una escribanía para la confección de la escritura.

¿Qué pasó?

En todo ese tiempo, aumentó el dólar. Y mucho. En el caso de aquellos que lograron el visto bueno del banco y de la Anses allá por octubre, tienen una diferencia de casi 14 por ciento en el dólar. De $ 17,50 saltó a $ 19 a fin del año pasado, y se fue a casi $ 20 al cierre de ayer.

“Es un drama”, calificó la situación Juan Martín Dahan, presidente de la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba (Cacic), al describir el problema de este desfasaje en los acuerdos entre compradores y vendedores a través del Procrear.

“Es un drama por el tiempo que pasa entre que se firma el contrato de seña y la efectivización del crédito. Estamos hablando de una demora de más de 120 días en algunos casos”, explicó Dahan a La Voz. “Esto es mucho más que el tiempo que tarda un hipotecario normal y eso hace que sea imposible que el dólar se mantenga estable”, agregó.

Supongamos: una casa que un propietario vendía “apta crédito” en septiembre pasado a 1.750.000 pesos, que equivalían a 100 mil dólares. Pasaron los meses, el comprador fue y volvió durante semanas hasta avanzar en la obtención del Procrear y, ahora, cuando ya tiene todo listo, el dólar cotiza a 19 ó 20. “La misma casa, en pesos, ya no vale lo mismo, aumentó porque subió el dólar y mi cliente (el vendedor) no quiere perder. Es cierto, no vale dos millones, pero por lo menos $ 1.850.000, lo que hace que se produzca un desfasaje del que debe hacerse cargo el comprador, porque en general en los contratos de seña se consigna el monto en dólares que vale la vivienda”, detalló Dahan.

En el caso del ejemplo son 100 mil pesos más que, en la mayoría de los casos, los beneficiarios no tienen. “La gente que llega por el Procrear no tiene espalda para imprevistos como este, son personas que juntan las ‘chirolas’ y les alcanza justo para los gastos de la escritura. A veces venden un auto y no tienen más que eso. La demanda es altísima y la oferta es baja, justamente, por estos problemas”, resumió el inmobiliario.

Cambios e incertidumbre

El lunes, el Comité Ejecutivo del Procrear dio a conocer un comunicado en el que amplió las condiciones del programa de vivienda para esta línea. Subió el valor máximo financiable (de dos millones a 2,3 millones de pesos) y extendió el plazo (del 7 de febrero hasta el 30 de abril) para presentar ante cada banco la casa por comprar. También actualizó el valor máximo de propiedad, que determina el monto de subsidio para las familias: era de 1,2 millones y ahora es de 1,4 millones de pesos.

Sin embargo, no modificó el monto de los subsidios –entre 200 mil y 400 mil pesos–, que son los mismos de abril del año pasado y, lo más alarmante para los beneficiarios en cuestión, no dijo si incluirá en este nuevo escenario a aquellos que ya tienen todo listo para firmar.

Anticipando esto, la semana pasada un grupo de beneficiarios denunció la situación en el Ministerio del Interior, en Buenos Aires. “El subsidio que nos otorgan está siendo absorbido por el aumento del dólar”, expresaron en un comunicado presentado en el organismo, en el cual además piden más correcciones y no sólo el aumento de los valores de las casas que se pueden comprar. Por ejemplo, se quejan de la tardanza, “que hace que los vendedores desistan de la venta”. Respecto de las inmobiliarias, denuncian “comisiones excesivas” y “demoras interminables” en las escribanías”. Todo eso, mientras sube el dólar.

“Además, necesitamos que las escrituras se incluyan en el crédito para no usar parte del ahorro allí”, expresaron.

El problema es que el dólar se fue a casi $ 20

Cuando acordaron con el comprador, estaba a $ 17,50.

Diferencia. La diferencia varía según el crédito, pero en algunos casos supera los $ 100 mil. La mayoría no tiene espalda para pagarlos.

Anuncios insuficientes que hizo el Gobierno

Amplió montos y plazos, pero no dijo a quiénes incluye.

En espera. Piden que les suban los subsidios y, fundamentalmente, que quienes ya tienen todo listo para firmar puedan sumarse a los cambios.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/politica/el-dolar-conspira-contra-la-ilusion-del-procrear

Start typing and press Enter to search