El PJ en busca de la unidad

Fue un buen termómetro de la mutación del clima político. A cuatro meses de las elecciones legislativas de medio término, el encuentro por la unidad que organizó el PJ porteño reunió en la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET) a todas –o casi, hubo alguna excepción- las corrientes internas de la disgregada familia justicialista. El éxito y la representatividad de la convocatoria se expresaron en la presencia de kirchneristas, massistas y randazzistas, dirigentes que en octubre habían confrontado en las urnas. Para los asistentes a la sede académica ligada al gremio Suterh, lo más alentador de toda la jornada de trabajo, que arrancó el jueves a las 15 y que concluyó seis horas después, fue el convencimiento que mostraron todos los oradores en que la próxima elección presidencial no está para nada resuelta –ni mucho menos- a favor de Cambiemos. “Hay 2019”, fue el eslogan que utilizó el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, en uno de los discursos más emotivos y cargados de fervor. La frase de “El Alberto” resumió un espíritu colectivo.

La arenga de Rodríguez Saá reflejó, además, un giro progresivo en la convicción más íntima de los dirigentes del peronismo. A finales de octubre, tras el resultado de las legislativas, había comenzado a circular una visión que se autodefinía ‘realista’, pero que escondía una cierta sumisión ideológica y un pesimismo propio de quien admira al adversario y queda paralizado: esta postura asignaba a la coalición PRO-UCR-Coalición Cívica un triunfo seguro en 2019, tanto a nivel presidencial, con una reelección de Mauricio Macri, como en la provincia de Buenos Aires, con María Eugenia Vidal. Pero esa desesperanza de los peronistas, que circulaba más entre los dirigentes que entre los votantes, comenzó a cambiar con el verano ‘caliente’ de mediados de diciembre.

El cóctel que erosiona la imagen de Macri tiene varios ingredientes: la resistencia a la reforma previsional, la falta de resultados de la política económica, las dificultades que asoman en el frente externo, con la suba de tasas por el Tesoro estadounidense y el riesgo que eso conlleva para endeudarse a gran escala, como lo viene haciendo Argentina. El peronismo, quedó claro en el encuentro realizado en la UMET, sigue muy de cerca todo lo que está pasando.

De hecho, el diagnóstico sobre la actualidad en sus distintas facetas (economía, justicia, trabajo, participación juvenil y federalismo) fue uno de los ejes del encuentro partidario, que se organizó alrededor del trabajo en comisiones temáticas y dos momentos ‘generales’, la apertura y el cierre, con el formato de un acto pero con escenografía moderna, más propia de una charla TED: oradores relajados, sentados en sillones, de los que se levantaban en distintos momentos para hacer, cada uno, una breve alocución.

Start typing and press Enter to search