Lula, más cerca de la cárcel: rechazan un nuevo pedido de hábeas corpus

El Superior Tribunal de Justicia denegó hoy un recurso presentado por la defensa del expresidente de Brasil para evitar la prisión. A pesar de que podría ser encarcelado el próximo mes, marcha primero en las encuestas.


El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recibió un nuevo revés judicial. El Superior Tribunal de Justicia (STJ) rechazó hoy un recurso de hábeas corpus presentado por su defensa para evitar su ingreso a prisión. Así, el líder del Partido de los Trabajadores, condenado a 12 años de prisión por una causa de corrupción, quedó más cerca de perder la libertad y de poder competir en las elecciones de octubre, donde marcha primero en los sondeos.

"No hay ninguna ilegalidad en la determinación de que el condenado pueda cumplir provisionalmente su pena después de que se agoten los recursos en segundo grado", señaló el juez Félix Fischer, uno de los tres magistrados, sobre un total de cinco, que votó contra el pedido de amparo de Lula.

Lo que se le negó al exmandatario, en esencia, fue la posibilidad de poder estar en libertad mientras se apela a la sentencia que fue confirmada en segunda instancia por el Tribunal Regional Federal de la 4ª región (TRF-4). Lo que se pretendía, según el abogado de Lula, José Paulo Sepúlveda Pertence, era “la reafirmación del principio constitucional básico de presunción de inocencia que sirve para proteger a cualquier ciudadano". Finalmente, el STJ no hizo lugar al reclamo.

El líder paulista dispone cada vez de menos alternativas ante el embate judicial que enfrenta. En rigor, podrá ser detenido una vez que el TRF-4 concluya la vista de la causa tras un pedido de aclaraciones que hizo la defensa de Lula, algo que podría ocurrir durante abril. Allí, el expresidente deberá aplazar su encarcelamiento a través de la presentación de recursos especiales ante el STJ y ante el Supremo Tribunal Federal (STF).

A pesar de que su situación judicial es cada vez más complicada, Lula sigue encabezando todos los sondeos de opinión con una intención de voto que oscila el 37%. Ningún otro dirigente está cerca suyo. Sin embargo, la legislación electoral brasilera impide que una persona condenada en segunda instancia pueda ser candidata a un cargo electivo, por los que sus chances de competir en octubre son mínimas. En tanto, crece la probabilidad de que vaya preso, en la medida que se vayan agotando todos los recursos judiciales ante las instancias superiores.

Start typing and press Enter to search